5 Consejos para pintar tu casa

Las_Soluciones_Consejos_Para_Pintar_06

1- Compra tu pintura en un establecimiento especializado.

En el mercado existen multitud de calidades, marcas y materiales distintos, si no somos profesionales es recomendable dirigirnos a una tienda de pinturas especializada, en ella, nos asesorarán en cuanto a nuestras necesidades consiguiendo los mejores resultados.

2- Elije pintura de calidad, brochas y pinceles adecuados.

La calidad y el tipo de pintura son tan importantes como el color para lograr un buen resultado. Siempre convendrá elegir pinturas de calidad, aunque no sean tan económicas, a la larga son más rentables.

Tendrán una mayor cubrición, lo que nos permitirá ahorrar en manos de pintura y en cantidad de material. Además, nos garantizarán un color uniforme y una mayor perdurabilidad en el tiempo.

779000008

Elegir herramientas de pintura adecuada nos permitirá gestionar mejor el material y ahorrar en pintura, aparte de lograr una mejor terminación.

Es importante la lavabilidad del material elegido puesto que nos dará mayor duración en el tiempo permitiéndonos mantenerlo limpio y en perfecto estado.

3- Cubre las superficies para evitar manchas

En la actualidad existen multitud de materiales y sistema de cubrición para suelos y mobiliario.

Los bordes y contornos que rodean marcos, ventanas y puertas pueden ser encintados para poder pasar el pincel sin riesgo de pasarse del límite.

4- Aplica el material correctamente

Para obtener un color uniforme, mezclar y revolver bien todo el contenido de los botes. La pintura se debe esparcir uniformemente sobre la superficie sin chorrear o gotear.

Cuando pintamos con pincel o rodillo hay que seguir 3 pasos: aplicamos la pintura, la distribuimos uniformemente y con cuidado la alisamos para obtener un resultado parejo.

* Con el rodillo cargado, utilizar la técnica de aplicación denominada “Z” o “N”, por el dibujo que se realiza con el rodillo sobre el paño a pintar. De esta manera se va aportando la pintura para luego desplazarla al resto de la superficie, así se conseguirá mayor poder cubridor y mejor nivelación, con un mínimo salpicado.

5- Limpieza y guardado.

Una vez terminada la tarea, se deben limpiar los pinceles y rodillos con el diluyente que se haya utilizado -solvente o base agua, según el caso-, y luego enjuagar repetidas veces junto a jabón blanco neutro. Al finalizar esta operatoria envolver cada una de las herramientas utilizadas en papel de diario para sustraer la humedad restante.

Una vez secas, guardarlas envueltas en hojas de papel de diario.

Si tienes dudas ¡Ven a vernos!