¿Cómo colocar el papel pintado?

Hay que ser sinceros. El papel pintado nunca pasa de moda. Es un elemento que logra cambiar por completo el estilo de una casa de maneras en las que la pintura se llevaría mucho tiempo y esfuerzo. Las ventajas del papel pintado son varias entre las que resaltan la infinita cantidad de diseños que existen al igual que la facilidad para colocarlo y retirarlo.

El papel pintado es capaz de aportar una gran dosis de estilo a los espacios en donde los colocas. Es un elemento de decoración versátil el cual te permite jugar e incluir otros elementos en las paredes o mobiliarios ya que combina con muchas cosas más. La tendencia moderna actual invita a combinar una pared cargada de un diseño exótico de papel pintado junto a paredes de color neutras pintadas con pintura satinada.

El papel pintado puede crear contraste con cualquier otro elemento en la mesa y también ayudar a crear armonización. Si ya te has enamorado de la idea de tener papel pintado en tu casa es momento de que crees un espacio nuevo utilizando este material. Hoy te ayudaremos a lograr esta idea dándote los mejores consejos para colocar el papel pintado en una habitación.

Tipos de Papel Pintado

Para colocar eficientemente el papel pintado, es necesario conocer qué tipo de papel estás manejando. Existe el papel Normal, el cual lleva el dibujo impreso por la cara de adelante y no tiene revestimiento protector. Puede llegar a ser muy fino y sensible a la humedad y limpieza extrema. Para fijarlo bien te sugerimos colocar cola adherente tanto en la pared como en el reverso del papel pintado.

En cuanto al papel pintado con base textil, recuerda que su nombre se debe a que su capa base tiene un componente textil que permite la amplia gama de diseños y texturas. Requiere materiales de calidad para poderse fijar debido a que su recubierta de vinil aumenta la resistencia. Finalmente, en el caso de los papeles pintados vinílicos, te vas a encontrar con dos capas, una del papel base y otra de la capa decorada vinílica.

Preparando la Superficie

El perfecto acabado al colocar papel pintado se obtiene colocándolo sobre una buena pared que esté lisa y nivelada. Debes revisar que la superficie este apta para poder colocar el papel, ya que aunque puede que tape algunos pequeños defectos, no se verá bien si hay muchos desniveles y demás. También, es bueno que retires las cáscaras de pintura antigua en la pared.

Si la pared tiene algún raspón, hueco pequeño o esta abultada en alguna zona, comienza a reparar esa zona ya que será necesario para poder pegar el papel pintado. Rellena con masilla reparadora que puedes colocar con una espátula. Luego lija la superficie reparada para nivelarla hasta donde se encuentra todo el resto del área.

En el caso de que tu pared ya tenga previamente papel pintado, entonces intenta quitas la capa decorada del antiguo papel. Luego aplica producto quita-papeles con agua caliente y así retirarás la base adhesiva que estaba ahí.

Calcula el Número de Rollos

Para calcular cuánto material de papel pintado vas a necesitar, es necesario que midas la altura de la pared sin contar el rodapié. Luego la longitud del rollo de papel pintado debe ser dividida entre el número de largos que van a salir de cada rollo. Al obtener este resultado, multiplícalo por el número de paredes donde colocar el papel pintado y luego agrégale un poco más para evitar agotar el papel durante la jornada.

¡A Empapelar las Paredes!

1. Colocar el Adhesivo

Antes de comenzar, es bueno que revises las instrucciones que incluye el fabricante de rollos de papel pintado ya que ahí puede haber algunos tips bastante útiles.

Una vez ya tengas la pared reparada y lista, puedes comenzar a colocar la pega o cola. Esta normalmente es de color blanco y es bastante buena logrando que el papel se adhiera a la superficie en cuestión. Aplícala con una brocha de tamaño mediana. La cola blanca debe ser aplicada por toda la superficie de la pared donde se va a colocar el papel pintado.

Hay un tipo de papel que requiere que le coloques cola blanca en el reverso del papel pintado. Es necesario que en este caso lo hagas para poder asegurar que el papel se pegue de buena forma sobre la pared. Asegúrate de extender el producto e forma uniforme por todo el espacio. Aplica una capa fina la cual tardará en secar por lo que tendrás tiempo para terminar de aplicar el resto del adhesivo y cuadrar el papel pintado.

2. Primera Cinta de Papel Pintado

Empieza por colocar esa primera cinta del rollo de papel pintado. Debes iniciar colocándola desde una esquina o desde un línea recta que se haya marcado previamente. Pega primero la parte superior del papel pintado y ve fijándolo de arriba hacia abajo para mejor movimiento de aplique. Lugo, fija del centro hacia los lados. Cuando ya termines de colocar esta porción de papel pintado, pasa un trapo suave por toda la pared para ayudar a estirar el material y eliminar burbujas.

Este paso debe repetirse con cada tira de papel hasta que completes toda la superficie que haz planeado cubrir. Con las tiras de papel pintado que hayan quedado cercanas, utiliza el rodillo para juntar las esquinas y así ambas se fijen bien y no se despeguen con el tiempo.

3. El Rodapié

En la unión del rodapié, puertas y ventanas, trata de utilizar una regla y pasar una hojilla o un cúter de precisión para lograr un corte limpio en esta zona. Para poder hacer este paso, debes esperar a que el papel pintado esté seco por completo ya que empapado de cola hará que el papel se rompa y agriete por todos lados.

4. Libera los interruptores y enchufes

Cuando ya todo el papel pintado haya quedado seco, debe pasar la mano por la superficie y conseguir los vacíos de donde están los interruptores y enchufes. Luego con un cúter de precisión, corta el espacio y ya podrás tener tu pared lista.

Más
artículos

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?