Pinta baldosas como todo un Profesional así
Pinta baldosas como todo un Profesional así

En todos los hogares debe haber algún espacio con suelo revestido de cerámica. Es un tipo de decoración que se ha vuelto bastante popular y ahora es una costumbre revestir el suelo con baldosas. Hay tantos diseños de este tipo de cerámica que puedes encontrar uno que se adapte a tu personalidad y a cada espacio dentro de la casa.

La mejor parte de todas es que la baldosa no solo debe quedarse con su aspecto original sino que tú mismo puedes cambiarlo. Las baldosas pueden pintarse y así renovar su imagen y la de toda la estancia en la que se encuentran. Es una actividad sencilla que te ayudará a cambiar el estilo de cualquier espacio y también a mostrar tus dotes de creatividad y estilo.

Planificando la Jornada de Decoración

La primera fase con la que debes cumplir es la de planificación. Aquí es donde vas a dejar salir toda tu creatividad y plantearás tus ideas de forma clara para lograr pintar tus baldosas con éxito. Tómate una tarde completa para elegir el nuevo modelo de baldosas que deseas crear y también definir con cuanto presupuesto cuentas.

Esta última parte es crucial ya que hay diferentes marcas de pintura a la venta y dependiendo de tu presupuesto y la calidad de pintura que busques es que podrás llevar a cabo todo tu plan. Dentro de esta planificación también debes considerar los otros cambios que se vayan a hacer en la habitación. Recuerda que todo debe integrarse bien para que haya congruencia en la estancia.

¿Qué tipo de pintura se utiliza para pintar baldosas?

En el mercado puedes encontrar pinturas creadas específicamente para pintar baldosas y azulejos. En las grandes tiendas de pintores puedes encontrarlas en una gran variedad de colores por lo que podrás lograr por completo toda la idea que haz planeado con anticipación.

El problema de pintar las baldosas e que su superficie no tiene poros por lo que es difícil que cualquier tipo de pintura se adhiera. Por eso, es que es necesario aplicar pintura especial que pueda adherirse e impregnarse sin dificultada. La solución es utilizar una pintura apta para cristales, baldosas, aluminio baldosas y azulejos. La ventaja de utilizar la pintura correcta es que se secará rápida, solo deberás aplicar a lo mucho tres capas y no obtendrás marcas de brocha ¡Facilita completamente el trabajo!

Tipos de Pinturas

  • De 2 componentes: Son un tipo de pintura que incluye catalizador y esmalte. Son bastante resistentes y están hechas a base de poliuretanos por lo que cuentan con gran dureza y resisten acciones abrasivas sobre ellas. Por eso, es ideal para pintar las baldosas de zonas concurridas como los salones o cocinas.

 

Esta pintura se adhiere fácilmente a las baldosas y te ofrece dos acabados: brillante o satinado. Cuando se van a utilizar, deben mezclarse bien para obtener la consistencia de pintura adecuada.

  • De 1 Componente: La principal diferencia ente esta pintura y la anterior es que aquí no es necesario unir los dos componentes ya que el trabajo ha sido hecho por el fabricante con anterioridad. La desventaja es que algunos usuarios indican que ofrece menor resistencia que las pinturas de dos componentes por lo que puedes usarla en estancias no tan transitadas y expuestas a rayados y frotes.

Revisando el Suelo

Ahora que ya sabes cómo pintar las baldosas y también haz elegido el tipo de pintura que utilizarás, es momento de que inicies la jornada de pintura. El proceso comienza con una revisión del estado del suelo para conocer cómo se encuentra y si hay que hacer algún tipo de reparación. Asegúrate de que las baldosas y azulejos estén bien fijados al suelo y que ninguno esté flojo. Si llegas a encontrar alguno, entonces fíjalos de nuevo y espera a que sequen para iniciar de nuevo.

Luego, limpia toda la superficie. Este paso es muy importante ya que debes contar con un espacio limpio sobre el cuál pintar. Elimina cualquier rastro de suciedad, polvo, grasa o pintura vieja que haya podido caer sobre las baldosas. Utiliza productos de limpieza que los eliminen por completo y luego seca todo por completo para poder continuar con la jornada de pintura.

Preparando el Espacio Alrededor

Para comenzar a pintar debes primero proteger todo lo que está alrededor. Retira todo lo que pueda llegar a molestar y que se te haga fácil mover. Muebles, lámparas, cortinas adornos… Todo debe quedar fuera de la habitación. Lo que no se pueda sacar debes cubrirlos con cobertores de plástico o cinta de carrocero para protegerlo de que manchas de pintura puedan caer sobre el objeto.

¡A pintar!

Ahora que ya haz protegido todo, toma tu rodillo y comienza a pintar. Las baldosas pueden ser pintadas utilizando un rodillo y una brocha en aquellos lugares que sean difíciles de llegar. Moja el rodillo y elimina el exceso en la bandeja acanalada y luego empieza a aplicar la pintura sobre cada baldosa.

La ventaja que te da la pintura para baldosas es que funciona como una capa de imprimación también por lo que si quieres añadir un color diferente a los que hay en la marca de pintura, entonces puedes aplicarlo sobre esta capa inicial y luego barnizarlo. Lo único es que debes tener mucho cuidado ya que el color podría verse alterado si la segunda pintura no es a base de blanco.

¿Cuántas capas de aplicarse?

Esta es una pregunta muy común ya que es una costumbre creer que las baldosas pueden recibir muchas capas de pintura al igual que las paredes. La verdad es que solo pueden recibir una capa de pintura ya que del resto tendrás que raspar la capa previa y eso te hará todo el trabajo mucho más difícil. Además, las pinturas para baldosas suelen pintar del tono del color que has elegido a la primera pasada.

Terminando la Jornada

Al finalizar de pintar, elimina los restos de pintura que hayan podido caer en lugares erróneos y luego solamente vuelve a colocar las cosas en su lugar. Por cierto, debes esperar al menos 5 horas para estar seguro de que la pintura ha secado bien y ya puedes pisarla sin problemas.

Más
artículos

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?