10 trucos para pintar espacios pequeños

Pintar espacios pequeños

… Para que parezcan más grandes.Para pintar espacios pequeños la perspectiva es algo fascinante. Es capaz de hacer que la percepción del espacio cambie, y que el ojo humano sea engañado para que vea un lugar más grande de lo que realmente es. Los aliados de esta ilusión son el uso de las líneas, las sombras y los colores.

Todo unido da lugar a una especie de magia que puede hacer que un piso pequeño parezca más grande. Se trata de combinar y jugar de la forma más adecuada con la pintura, los muebles, las alturas, los complementos… que, usando la imaginación, la mejor varita mágica que existe, añade metros visuales a cualquier espacio.

Y luego, para aprovecharlo bien, se puede tirar de muebles con diversas funciones, grandes ideas para decorar espacios diminutos y algunos consejos para aprovechar cualquier recoveco que en un piso más grande dejaríamos a su suerte, pero que en el tema que nos concierne hoy, puede suponer una gran diferencia.

Las reglas generales que hay que saber antes de pintar espacios pequeños

Cuando se trata de pintar espacios pequeños no podemos, menos que nunca, liarnos la manta a la cabeza y empezar a lo loco. Hay que conocer algunas reglas generales sobre el color, y seguirlas. Aunque a veces se pueden saltar las reglas, hay que hacerlo sabiendo muy bien lo que se hace, o el resultado no será el esperado.

Si quieres triunfar en tu proyecto:

  • Olvida la idea de pintar cada habitación de un color. Imagina que, en tu pequeño piso, cada habitación tiene un suelo distinto. Además de mareante, el resultado daría la impresión de que el espacio se interrumpe constantemente, de una habitación a otra.

Con las paredes pasa lo mismo. No es conveniente usar colores diferentes en cada estancia porque el resultado hará que parezca que hay una ruptura en la continuidad de la casa.

Un tono homogéneo hace que el espacio continúe hacia dentro o hacia fuera, consiguiendo que percibamos que es mucho más grande.

Por supuesto, de manera puntual se puede dar un color o un tono diferente a una de las paredes, pero por norma general no se puede pintar espacios pequeños de turquesa, otros de naranja y una tercera habitación de amarillo. Queda completamente prohibido, y también te saldrá más barato no hacerlo porque tendrás que comprar menos variedades de pintura.

  • La segunda regla es una proporción: 60-30-10. Esto significa que debes usar el color base en el 60% de la casa, que son las paredes, de manera habitual. Esta primera base debe ser de colores claros.

El 30 se refiere al porcentaje que debe llevar un color secundario, por ejemplo, el color de los muebles de la casa, un sofá, una alfombra o una mesa amplia.

Y el 10 restante corresponde al porcentaje que debe tener el color focal, aquel que es un poco más intenso que los anteriores y que se personaliza con pequeños complementos como cuadros, jarrones, cojines y algún que otro elemento decorativo.

Si utilizas esta proporción, nada puede salir mal a la hora de decorar y pintar espacios pequeños.

  • La tercera regla es un poco más complicada de seguir, pero igual de importante: hay que intentar que rodo lo que vaya directamente a la pared, atornillado o encajado, se pinte del mismo color. Es el caso de los armarios empotrados o de los radiadores. Si se pintan del mismo color, se mimetizarán y crearán el efecto de un espacio mucho más grande.

Si sigues todas estas indicaciones, y utilizas los tonos y combinaciones que te vamos a explicar a continuación, el resultado de pintar espacios pequeños, será excelente.

Consejos para pintar espacios pequeños

Los colores son muy importantes. No sólo se ha demostrado que su utilización puede afectar a la psicología de las personas, sino que además consigue que los efectos ópticos jueguen a favor o en contra del espacio.

A los colores se suman los muebles, el suelo, el techo, la altura de la vivienda, la decoración o la iluminación. Y todos ellos son fundamentales para conseguir que una percepción de amplitud.

  • Utiliza colores claros, que hacen que la luz se refleje. Esto da una sensación de un espacio más grande. Te aconsejamos que, en la medida de lo posible, te hagas con muebles de color blanco, pastel o crema para que tu piso parezca más espacioso y luminoso.

Por el contrario, los colores oscuros absorben la luz y hacen que al pintar espacios pequeños, el resultado se vea más pequeño, así que no te aconsejamos que optes por tonos de este tipo.

  • El blanco es la elección más recomendada, porque es el color que consigue que el espacio parezca más grande, y refleje la luz mucho mejor. Ahora bien, hay que tener cuidado porque si se abusa de esta pintura, puede provocar el efecto “hospital”, demasiado blanco, demasiado desprovisto de personalidad y sin nada de carácter.

Una buena idea es combinar el color blanco con madera, en muebles, persianas o suelos.

  • Si tu casa es pequeña pero los techos son muy altos, te aconsejamos que pintes las paredes de blanco y reserves para el techo otro color o, incluso, otro material. El contraste, además de original, le dará anchura a la habitación.
  • Si prefieres utilizar colores que parezcan menos fríos que el blanco, o prefieres huir de los estilos escandinavos y minimalistas, pero que no se alejen mucho de ese blanco, puedes optar por dar un pequeño contraste en las paredes. Para ello puedes optar por tonos claros de la gama de los colores cálidos.

Nos referimos a pinturas para la pared de color visón claro o rosa palo, que dan a la habitación un ambiente sereno, relajado y muy agradable. Si combinas estas opciones con techos, rodapiés o marcos de ventanas blancos, el efecto de amplitud te encantará.

  • Para casas de verano, que necesitan de un estilo fresco, te aconsejamos los tonos claros de la gama de los fríos. Son el azul claro o el verde menta. Lo único que debes tener en cuenta es que son colores que se usan mucho en habitaciones de bebé, así que tendrás que ir con cuidado y ver qué combinaciones te interesan más para que ese espacio en concreto de tu casa no parezca demasiado infantil.
  • Para la cocina tenemos dos trucos que pueden funcionar muy bien, especialmente si es un espacio pequeño. En primer lugar, puedes elegir muebles blancos y pintar las paredes de un solo color, o bien puedes pintar una pared concreta de un color, que vaya a juego con los muebles, y de esta manera conseguir el efecto de continuidad tan necesario en los pisos pequeños.
pintar espacios pequeños
Tonos para pintar espacios pequeños como la cocina
  • Si los colores claros y cálidos dan lugar a ambientes serenos, un poco femeninos y acogedores, los fríos dan frescor y ligereza, pero ambos tienen que observarse con la perspectiva de la decoración posterior.

Pero si estás buscando un ambiente que no sea blanco, ni cálido ni fresco, sino totalmente neutro, los grises es lo que necesitas, en sus distintas tonalidades.

Nuestra recomendación es que osciles hacia el gris perla, que agranda más la habitación.

Pero hay que tener en cuenta que el resultado puede quedar demasiado oscuro, así que, retomamos un consejo que ya te hemos dado: pinta techos, marcos de ventanas y rodapiés de blanco.

Ten en cuenta que el gris es muy adecuado para baños pequeños, porque la mayoría de componentes y sanitarios son de color blanco. Si vas a pintar los azulejos, aquí tienes toda la información que necesitas.

  • Si te declaras enamorado del blanco nuclear úsalo como base pero da color a la carpintería. Amarillos, fucsia, azules… los colores vivos quedarán perfectos y le darán un toque atrevido y original.

Así el ambiente, aunque pequeño, se verá alegre y desenfadado, sin renunciar al color blanco y a todas sus ventajas.

  • Para romper el efecto blanco total puedes jugar con la pintura y pintar en la pared algún motivo que la roma. Una franja vertical u horizontal en otro color, más oscuro, acompañado de una colocación de muebles estratégica te ayudará a dar personalidad al espacio y a evitar el aspecto desangelado de hospital.
  • La doble pintura es otra opción estupenda. Se trata de dividir las paredes en franjas o zócalos, inferiores y superiores, que se usa sobre todo en techos muy altos de habitaciones más estrechas. Así desaparece el efecto tubo y se da una nueva imagen al espacio. Es importante que la franja esté rodeando toda la habitación para que el efecto no se pierda.

En Pinturas Juliá tenemos muchas ideas para que aproveches el tiempo con tus propios proyectos. Pero, si lo necesitas, también te aconsejaremos y guiaremos para que éstos sean un éxito.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más
artículos

comprar pintura en mallorca
Cupón de bienvenida

10% de descuento en tu primera compra.
Escribe esto, antes de hacer el pago:

Bienvenido

Bienvenid@, ¿en qué te podemos ayudar?