¿Cómo Pintar Paredes con Gotelé?

Hubo un tiempo en el que estuvo muy de moda decorar las paredes con gotelé. Existen muchos hogares e incluso lugares comerciales y públicos (Tiendas, clínicas y oficinas…) que están decorados con gotelé y se ven hermosos y bien cuidados.

El gotelé es una técnica increíble que consiste es aplicar la pintura de forma más espesa de lo normal para que se formen grumos o gotas y así decorar la pared. La técnica a aplicar va a depender de los espesa que quieres que sea la pintura. Cada resultado será diferente.

El objetivo del gotelé es disimular las imperfecciones que pueda tener la pared gracias  a una propuesta estética y divertida que sale de lo común. Para lograrlo, se utiliza pintura al temple que es el tipo que logra la creación del relieve sobre la pared. Si ya tus paredes son parte de la tendencia gotelé desde hace un tiempo, de seguro quieres darles un cambio para que pueda renovarse toda la habitación.

Para pintar paredes con gotelé, solo debes seguir los siguientes pasos:

1. Pensar un Diseño

Las paredes con gotelé suelen ser las paredes centrales, es decir, aquellas que se roban toda la atención. El color con el que desees pintarlas debe ser acorde con el estilo que vas a crear en la habitación.  Actualmente, hay muchas propuestas para pintar paredes con gotelé tales como pintar rayas y dibujos geométricos, zócalos con pintura e incluso algunas figuras abstractas que puedan lograrse con pintura.

Elige la idea que más te guste y luego de ahí podrás empezar a pintar.

2. ¿Qué pintura debes elegir?

En caso de que la pared que quieres remodelar ya tenga gotelé,  solo necesitarás elegir un tipo de pintura que sea lo suficientemente adherente a la superficie para poder decorarla. En este caso, te recomendaremos la pintura de tipo plástica. Esta es la mejor opción que tienes para cubrir el gotelé y que tenga un acabado prolijo y lleno de vida.

Una buena noticia para los amantes del color: La pintura de tipo plástico tiene una infinidad de colores que podrás disfrutar. Aquí tienes la oportunidad de darle rienda suelta a tu  imaginación cambiar la vibra neutra de una pared de gotelé por una muchísimo más alegre.

3. Proteger la Habitación

De seguro hay varios objetos en la habitación donde vas a pintar la pared. Te recomendamos que primero retires la mayoría de los objetos que se puedan sacar de la habitación y después intentes proteger aquellos que no puedas retirar. Cúbrelos con plástico, periódico o bolsas que ayuden a evitar que les caigan manchas de pintura.

Utiliza cinta de pintor para proteger los encendedores y marcos de puertas y ventanas. Cuando hagas esto te darás cuenta que tendrás mayor espacio para moverte por toda la habitación y que te ahorrarás una extensa limpieza al finalizar la jornada de pintura.

4. Reparando desperfectos

Las paredes gotelé no están exentas de adquirir imperfecciones con el tiempo. Hay ocasiones en las que el relieve se desgasta o hay partes que se caen debido a que algún objeto chocó contra la pared. Puede haber grietas, desniveles o cualquier otra cosa habitual que sucede en las paredes.  Revisa la superficie con mucha atención y luego disponte a reparar lo que haga falta.

Comúnmente se utiliza masilla para reparar los desperfectos, grietas o depresiones de pequeño tamaño. El secreto para que funcione de mejor forma es que las dejes secando durante bastante tiempo para que después puedas pintarla sin problemas. Si es necesario, utiliza una lija para darle mejor forma y nivelación junto con el resto de la pared. El objeto es hacer que toda la superficie se vea igual. 

5. Limpia la Pared

Debes limpiar la pared en su totalidad antes de que comiences a pintarla. En una pared normal pueden adherirse sustancia, polvo y hasta grasa y en el gotelé sucede lo mismo. Incluso, puede haber telarañas entre una figura de relieve y otra. Toma tus mejores artículos de limpieza y comienza a limpiar toda la superficie. Utiliza disolvente para la grasa y un paño húmedo para evitar levantar tanto polvo.

6. ¡A Pintar!

Si estás pintando sobre gotelé y solamente quieres cambiarle el color, entonces puedes utilizar una pistola de pintura para hacerlo. Así cubrirás toda la superficie por completo y no dejarás espacios sin pintura. Utiliza la pistola estando alejado al menos unos 25 o 30cm de la pared. La pistola es tu mejor opción, pero también puedes usar un simple rodillo.

La ventaja de la pistola de pintura es que puedes pintar mucho más rápido toda la superficie. Además, solo debes cambiar el tanque fácilmente si quieres hacer algún cambio de color. Pero cuando ya llegas a líneas definidas y algunas zonas que requieren detalles, vas a tener que cambiar de herramienta.

En este caso, tendrás que utilizar una brocha o un rodillo y así pintar esos detalles. La brocha de menor tamaño es ideal para las líneas que son para definir el límite entre una pared y otra o la transición de un color a otro

7. Dejar Secar la Pared

Este paso es importantísimo. Toda la pintura debe secar por completo para que puedas colgar los accesorios en la pared, según sea tu caso. El gotelé es una pared delicada cuando está recién pintada y no es posible hacer algo cerca de ella mientras está húmeda.

8. Devuelve las Cosas a Su Lugar

Ahora que tu pared ha secado por completo, regresa cada objeto, mueble y accesorio que haya estado en la habitación antes. Ya puedes volver a colocar los cuadros, los muebles, las mesas y las repisas.  Recuerda retirar la cinta de pintor de los encendedores y de los marcos de puertas y ventanas para devolverle la esencia por completo a toda la habitación.

El gotelé es una de las tendencias que está regresando. Si tu casa ya la tenía, entonces es momento de darle una nueva vida cambiándole el color. El gotelé está regresando gracias al estilo vintage. Y tú ¿Te unes?

Más
artículos

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?