Cómo pintar piedras
como pintar piedras

¿Cuántas veces has tenido una piedra en tu mano y sentido la curiosidad de qué poder  hacer con ella? Su forma te recuerda a la de un pájaro, un corazón, un pequeño roedor u otro animal, has pensado, solo le falta algunos detalles, esos detalles se lo puedes dar con pintura; la piedra pintada tiene gran potencial decorativo, económico e innovador.    

Además de inspiración, necesitas pensar que quieres: vas a usar la forma de la piedra o vas a pintar sobre ella; elige piedras lisas o de cantos redondeados, que estén limpias y secas. Luego dibuja un boceto a lápiz, sobre la piedra de lo que quieres, puedes usar plantillas. Las técnicas más usadas para pintar piedras son el rotulador y el pincel.

Así que no necesitas mucho más que tu inspiración para comenzar, es posible lograr  verdaderas obras de arte y una decoración espectacular con piedras pintadas, que tal vez quieras compartir con tus amigos; así que te daremos algunos trucos para que tu tarea sea más fácil, puedas obtener mejores resultados y tus obras perdurarán intactas.

Qué herramientas y pintura utilizar

Partiremos de que ya elegiste la piedra que se amolda al dibujo que quieres plasmar en la piedra, ahora debes prepararla eliminar todo el moho, el óxido y manchas que tenga, prueba con bórax diluido en vinagre o usa algún producto comercial que tenga ácido oxálico; luego lava bien con agua y jabón y déjala secar completamente.

Revisa la textura de la piedra, si algún relieve o grieta te molesta para tu diseño; prepara la piedra con un sellador y acrílico para eliminar las rendijas y porosidad que no conviene. Ahora escoges la pintura: acrílica, esmalte, tempera, si es para interiores o exteriores, de tiza, 3D, la oferta es variada; para protegerlo, selladores y barnices decoupage.

Para aplicar la pintura puedes usar un rotulador, es fácil de usar y exige menos tiempo de secado, con la desventaja que cuesta más rectificar un error; el pincel es tradicional y más seguro; también puedes recurrir a la aplicación con algodón o esponja, incluso paletas para formar pinturas abstractas.

Pintar piedras a mano

Después de haber escogido la o las piedras, según las ideas que tengas, asegúrate de que tengan el tamaño que necesitas, luego define el diseño que vas estampar en la piedra, si es algo abstracto, una figura o paisaje; para ello existen varias técnicas: plantillas, papel de calcar o simplemente diseñar a mano directamente en la piedra.

Según tu destreza y el tiempo que quieras disponer para tu obra, puedes elegir una u otra técnica; aparte de la técnica que elijas, sería buena idea que primero hicieras un boceto con lápiz y, vayas corrigiendo hasta dar con el diseño que te convenza. Escoge la pintura según el lugar donde vayas a colocar la piedra, si es pintura de interiores o exteriores.

Luego aplica la pintura base, con pincel, dando las manos que sean necesarias para que quede uniforme; aplica el boceto y, “manos a la piedra”, como si fuera lienzo, vierte en ella toda tu creatividad, si quieres puedes delinear las figuras que quieras resaltar. Al terminar aplica un barniz o sellador que proteja tú obra y perdure.

Pintando con resina en 3D arte abstracto

Es una técnica muy nueva pero de resultados fabulosos, en especial para piedras de mayor tamaño, ideal para delinear o resaltar en jardines y patios. Escoge el tamaño y el uso que le vas a dar; elije tintes y pinturas de distintos colores y densidades: metálicas, acrílicas y corrientes, te darán efectos diferentes.

La resina trae dos componentes, la propia resina y un endurecedor, mezclas en la proporción que indica el fabricante; escoge un envase por cada color que has elegido y añades la resina, luego viertes un poco de cada color sobre la piedra, añadiendo más del tono que quieres resaltar. Ve combinando moviendo la piedra y ayudando con una paleta.

En las primeras tres o cuatro horas puedes seguir removiendo según el resultado que deseas, cuidando que cubra uniformemente toda la superficie, aprovecha las grietas y los relieves para obtener un resultado sorprendente, las metálicas y acrílicas tienden a sobresalir. Luego dejas secar entre 12 y 24 horas.

Pintando al relieve

Con esta técnica de pintura invertimos la secuencia de los pasos a seguir, primero escoges el diseño y luego la piedra, asegúrate de que sea de tamaño y textura ideal para tu proyecto, con algunas salientes y grietas naturales que coincida con tu boceto; busca semillas, piedras más pequeñas, ramas y papel rugoso para dar formas a los relieves de tu diseño.

Comienza aplicando una pintura base y, sobre ella vas degradando, o combinando los matices para dar forma a tu diseño; pega los pequeños accesorios que has escogido para los relieves de tu idea, incluye las grietas y salidas naturales de la piedra y, con el papel rugoso forma las figuras que falten para definir el diseño.

Ahora cubre nuevamente con el pincel, empapando las hendiduras y sombreando cada parte que lo necesite; recuerda que pintar piedras es todo un arte, da por terminada tu tarea cuando hayas revisado cada detalle y obtengas el efecto deseado. Lo importante de esta técnica es respetar el tiempo de secado de cada aplicación.

Esperamos que estas ideas te hayan gustado y te sirvan de inspiración para que veas, en las piedras, un lienzo natural en el que puedes plasmar tu arte e imaginación y crear infinidad de diseños.

La técnica a usar depende de tu tiempo y capacidad artística, combina e innova, la técnica con resina en 3D, que te dijimos va mejor en piedras grandes, puedes usarla al pintar piedras más pequeñas y formar una pequeña galería multicolor y decorar un estante o contrastar con la luz a color de una lámpara de la mesa de centro.

Por último te queremos aconsejar que siempre es mejor aplicar varias capas de pintura, dejando secar muy bien entre una y la otra; al terminar la pintura es recomendable usar una capa de barniz transparente para fijar bien la pintura. Con estos consejos podrás iniciar tu aventura por el maravilloso mundo de la piedra pintada.

Más
artículos

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?