Hierro: Todo lo que Necesitas saber para Pintarlo
como pintar hierro

En nuestro alrededor existen muchos objetos hechos con hierro. Desde la revolución industrial, la utilización del hierro trajo consigo una excelente oportunidad para crear objetos nuevos, hermosos a la vista y funcionales. El hierro es un material predominante en nuestra vivienda gracias a su alta resistencia, variedad de figuras y dureza.

Aun así, es un material como todos los demás y también está expuesto a las condiciones climatológicas. Puede llegar a oxidarse o simplemente perder un poco brillo.

Hay ocasiones en las que como decorador quieres cambiar el aspecto de algún objeto de hierro y para eso piensas en pintarlo. Sin importar si es hierro nuevo o antiguo, puedes aplicarle una capa de pintura para darle una segunda vida y así darle más color al espacio donde está. Hoy te enseñaremos a pintar el hierro como todo un profesional ¿Listo para escuchar las instrucciones?

¿Qué pintura puedes utilizar sobre el hierro?

 

Los motivos por los que las personas desean pintar sus objetos de hierro es porque quieren darle un nuevo estilo a esta pieza o porque la misma se ha oxidado. La más común es la segunda ya que el óxido suele cubrir la superficie conforme va pasando el tiempo. La oxidación hace que el hierro se vea antiguo y desagradable ya que es una mancha uniforme que atenta contra el acabado inicial del objeto de hierro.

Si dejas que el hierro perdure por mucho tiempo, puede que haya daños mayores en la pieza de hierro. La oxidación se produce cuando el oxígeno y el agua entran en contacto por mucho tiempo con el hierro. Los climas húmedos suelen oxidar el hierro y con el tiempo debilitan el material e incluso pueden llegar a romperlo.

Un consejo para evitar que el óxido dañe tus objetos de hierro es que les apliques un buen mantenimiento constantemente. Esto también te da un buen motivo para pintar y para hacerlo requieres de una buena pintura que se adhiera a la superficie.

En el mercado, existen pinturas específicas para pintar hierro y vienen con propiedad antioxidantes incluidas ¡Perfecto para esta tarea! Para pintar hierro debes comprar alguna de estas pinturas antioxidantes y elegir alguno de los colores que ofrecen dentro de oferta cromática. Y no solo hay variedad de colores sino también de acabados: mate, liso, satinado y brillante.

Las pinturas para hierro deben venir ya preparadas para ser aplicadas sobre la superficie oxidada y debe ser resistente a la temperatura, la humedad y ofrecer garantía de durabilidad. Algunos de los tipos de pintura para hierro son:

  • Pintura en Aerosol: También puede funcionar aunque dependerá enteramente de la marca de pintura que adquieras. Puedes elegir alguna marca de sprays que ofrezca la pintura antioxidante dentro de los aerosoles o incluso solo comprar la pintura y cargar tu propia pistola de pintura.
  • Pintura acrílica o de látex: Requieren una primera capa de imprimación para poder tapar los poros del metal y así conseguir un resultado uniforme.

Preparación de la Superficie

 

Para poder pintar sobre hierro es necesario primero preparar la superficie de los objetos. Un factor diferencial sobre el hierro es que se requiere de esta preparación previa si se desea tener un buen acabado sobre esta pieza. La preparación va en función de si el metal está o no oxidado. Aquí te lo explicamos:

  • Preparación para Metales Oxidados: Hay ocasiones en las que el hierro está en muy mal estado ya que es un objeto antiguo o que ha estado muy expuesto al inclemente clima. Para poder pintar este tipo de objetos, primero hay que retirar el óxido. Para hacerlo, puedes optar por una lija o un decapador.

 

La lija se utiliza si los signos de oxidación son leves. Más que todo, es para marcas de óxido superficiales. Puedes utilizar la lija sobre las soldaduras y así quitar el óxido con bastante facilidad al pasar la lija o el cepillo de alambres sobre el lugar. Conforme lo hagas, podrás notar como queda polvillo producto de la lijada. Para limpiarlo, utiliza un trapo y retíralo con mucha delicadeza a finalizar la jornada de lijado.

 

El decapador puede ser utilizado en superficies planas y cuando hay mucho óxido sobre el objeto de hierro. Puedes aplicar un decapante y empezar a eliminar las marcas de óxido que están en el lugar. Si todavía siguen quedando algunas, utiliza una espátula para quitarla o incluso puedes limpiar la superficie utilizando disolvente.

 

  • Preparación de Metales No Oxidados: Cuando los metales no tiene óxido sobre ellos, entonces: están nuevos o tienen grasa sobre su superficie. Si sucede lo segundo, basta con que apliques un desengrasante sobre la superficie para que la pintura pueda adherirse correctamente. Luego de aplicar el desengrasante, debes retirar el líquido con un trapo para que no quede ningún resto y se lleve la grasa que estaba en el hierro.

Imprimación de la Superficie

 

Luego de preparar la superficie debes imprimar la superficie para que se pueda crear una buena base sobre la que se pueda adherir la pintura de la mejor forma posible. Puedes utilizar un balde de imprimación universal la cual ayudará a los sistemas de pintado sobre hierro. Además, la imprimación tiene un alto poder anticorrosivo y ofrece una larga durabilidad al reforzar el material con sus propiedades.

La imprimación se aplica en todas las superficies que vayas a pintar y se seca rápidamente. Puedes aplicarla utilizando una brocha y en menos de dos horas ya estará listo.

Aplicando la Pintura

 

Este paso es muy sencillo y más si cumpliste con toda la preparación previa. Puedes utilizar una brocha mediana o pequeña dependiendo de cuál se adapte mejor a la zona que vayas a pintar. Pequeña para esquinas y mediana para zonas anchas. La pistola de pintura o aerosol también es una buena opción que puedes usar a 20 cm del metal y cubre una mayor superficie sin dejar marcas de gotas de pintura.

Puedes aplicar dos capas de pintura y luego esperar como mínimo 4 horas a que el objeto se seque hasta que puedas utilizarlo.

Más
artículos

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?