Cómo pintar fachadas de casas como un profesional
pintando fachadas

La fachada de tu casa es la cara que cada día das a tus vecinos al levantarte, si está bien lavada y maquillada causará buena impresión, si no, el ceño fruncido y la sonrisa  hipócrita te harán ver que necesitas darle un cambio, renovarla, conseguir darle a tu hogar una cara alegre que reciba sonriente a tus invitados, esa será la tarea que trataremos hoy.

Existen muchas opciones para revestir los muros y paredes de la fachada de tu casa, pero la más común, sin duda, sigue siendo la pintura, en diseños variados: atrevidos y coloridos, que no pasan inadvertidos; serios y conservadores, expresión de elegancia y señorial; casuales y juveniles, que son desenfadados, prácticos y estéticos

Si no conoces mucho de decoración, te estresa escoger, entre tanta variedad la pintura ideal, su tono, textura, durabilidad, déjate asesorar por un experto, los hay a montones y muy buenos; pero si deseas sentir la alegría de crear cosas tú mismo y hacer del frente de tu casa el lienzo en el que viertas tu personalidad artísticas, anímate a conseguirlo.

Pintando fachadas clásicas

Es importante que al escoger el color de pintura que vas a utilizar en tu fachada, tomes en cuenta el estilo arquitectónico, así como los materiales que forman ese muro frontal, como madera, ladrillos desnudos, hierro u otro metal, el vidrio y tamaño de ventanas y ventanales; estos detalles son determinantes para elegir el color o colores.

En el estilo clásico es común la madera y el hierro, grandes ventanales y tejas visibles en techos inclinados hacia el frente; en este escenario, un actor que se puede lucir es el blanco, se ve limpio y fresco y, alrededor de puertas y ventanas, ayuda a reflejar más la luz hacia el interior y, afuera, dejando relucir el tono naranja del ladrillo y la teja.

Otros colores que van bien con fachadas en diseño clásico, son el amarillo y el azul colonial, con estos tonos puedes combinar el blanco en marcos de puertas y ventanas, así como en los elementos arquitectónicos clásicos de la fachada, como columnas, barandillas, con ello armonizarás toda la estructura.

Fachadas innovadoras: pintura renovada

La arquitectura moderna busca adaptar estilos innovadores, secciones geométricas de líneas rectas y depuradas, con muretes creando formas abstractas, puedes innovar con ellos, contrastando colores fríos como el azul rey o azul eléctrico con los tonos neutros grises, negros y blancos en pequeñas dosis o delineando las secciones es perfecto.

Recuerda que la decoración moderna le huye a las hegemonías cromáticas, gusta de combinaciones alegres y colorida, puedes decantarte por tonos tenues como azul o verde claro, combinados con colores brillantes como naranja o rojo, asegúrate de no abusar de ellos, para no causar rechazo óptico y solo dar un toque moderno y atractivo.

El estilo moderno también ama los revestimientos parciales en piedra o madera, así como estructuras que hacen única la fachada, con los cuales puedes jugar contrastando colores neutros como blanco y matices grises, o incluir pinceladas de colores vivos como fucsia, amarillo o rojo, atraerán la mirada de tus vecinos.

Difícil decisión en las fachadas contiguas

En gustos y colores no han escrito los autores y, cuando muchos quieren opinar las decisiones son difíciles, es lo que sucede en las fachadas de casas contiguas, porque  el color y el diseño de tu fachada depende de ti, pero, en algunas ocasiones su estética depende también del entorno, de la estructura, textura y color de las fachadas vecinas.

Una opción que tienes es seguir la tonalidad de las casas aledañas, pero con un matiz muy personal y diferenciando tu fachada y algunas estructuras. Los tonos amarillos son muy usados en casas contiguas, puedes elegir para la tuya un marrón claro o un beige, dejando, tal vez, una pequeña cornisa en amarillo para armonizar con el vecino.

Otra opción, es buscar un contraste muy sublime, con colores de la misma tonalidad pero más subidos, no es recomendable que te decidas por matices más claros porque no resaltarían y, busca detalles que marquen la diferencia, como pintar puertas y ventanas en otro tono y añadir líneas para seccionar la pared con matices diferentes.

Fachadas de dos plantas

Las casas de estructura doble admiten una gran variedad de combinaciones al querer pintarlas, dependiendo de las estructuras adicionales que tenga la arquitectura exterior, puedes integrar todos los elementos con combinaciones de colores y tonalidades, buscando resaltar aquellos aspectos con los que quieras hacer la diferencia.

En las casas de diseño moderno, que no hay diferencia notable entre ambos niveles y con secciones, horizontales o verticales, que sobresalen, puedes usar un tono base y general muy llamativo y, matizarlo con un neutro como el gris; o, por el contrario usar como tono base un neutro como gris o negro y matizarlo con un tono vivo como rojo.

En los diseños coloniales, los niveles casi siempre están claramente diferenciados, en ellos puedes incluir matices de la misma tonalidad para cada nivel, como amarillo con beige o con chocolate con leche o, por contrario tonos clásicos pero que contrasten, como amarillo y azul colonial, ello le daría un toque de modernidad.

En las recomendaciones que te hemos dado, no hemos querido insistir en colores y combinaciones específicas, solo hemos querido aconsejarte la manera en que puedes combinar o contrastar tonos, según el estilo decorativo de tu fachada y como puedes integrarlo con las texturas, secciones, estructuras y revestimientos de la fachada.

Recuerda que no se trata de pintar por pintar, no es igual pintar dentro que fuera, antes de pintar debes comenzar por imprimar la superficie a pintar, es importante que te asegures que no tiene imperfecciones y que esté seca, si tiene grietas y humedad, debes buscar su origen y reparar la zona afectada.

Antes de hablar del color que te gusta, te debes concentrar en escoger el tipo de pintura, que sea resistente a la humedad, a las inclemencias del tiempo, para luego adaptarte al estilo y estructura arquitectónica de tu casa y, por último pero no menos importante, decide el color y, con brocha en mano a plasmar tu Picasso en la pared.

Más
artículos

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?